martes, 18 de octubre de 2011

¿HUELGA POLÍTICA O ESQUIROLES PARTIDISTAS?



 El día 5 de octubre de 2011 será una fecha que no se podrá olvidar fácilmente en Castilla-La Mancha. El Gobierno del Partido Popular obligó, con su política antipública, a la comunidad educativa entera, y al cuerpo de Profesores de Enseñanza  Secundaria, a movilizarse para no permitir que lo que se ha conseguido en este país (España) en materia de educación desde la transición, no se venga abajo por el antojo depredador de un gobierno que, nada más llegar, lo primero que ha hecho ha sido eliminar las posibilidades de igualación social a través de la educación pública. El día 5 de octubre se convirtió en el primer día de Huelga contra una política educativa que pone como excusa el contexto de crisis para hacer pagar a los más débiles lo que no han generado. No hace falta ser un experto en economía para darse cuenta que la crisis es, fundamentalmente, una crisis financiera producida por lo bancos y las grandes corporaciones. No hace falta ser una experto en economía, en ciencia política o mediatología para darse cuenta  cómo se construyen argumentos pseudopolíticos para buscar una coartada perfecta que permita aniquilar sin miramientos espacios públicos, conquistas sociales de todos los españoles. Esto lo está haciendo el Partido Popular. Contra esta política nos levantamos y nos levantaremos. Contra esta política fue la huelga y todas las movilizaciones que se están llevando a cabo. Una cosa hay que dejar muy clara: para esto no fueron votados. No les votaron para esto. Estos recortes no aparecían en el programa de gobierno para Castilla La Mancha. Tampoco entraba en su programa electoral el desprecio con el que están siendo tratados los profesores, muchos de los cuales atesoran una formación más importante que los mandatarios políticos (incluida la jovencita de Cospedal) que nos dirigen.


 Hay quien defiende la tesis que esta huelga es política. Así lo afirman Cospedal, Aguirre, Intereconomía, Telemadrid, Tv Castilla-La Mancha, Libertad Digital, la Cope, Ondacero o Punto Radio. Por otra parte, otros afirman, para no caer en la tesis anterior, que la huelga no debe politizarse, que hay que ser neutrales en los mensajes que se lanzan a la opinión pública. Si tuviéremos en cuenta esta neutralidad no podríamos decir que los recortes los está haciendo el PP. Y una cosa es cierta: los recortes los hace el PP. Recortes, que no estaban en su programa electoral. ¿No se puede decir esto? Dicen que es política la huelga y las demás movilizaciones para que pensemos que todo lo que podamos decir del PP sólo lo decimos porque somos de otro equipo, de otro partido político o porque les odiamos. Esta lógica de la "huelga política" es un escudo contra cualquier crítica que se pueda hacer a la política concreta porque siempre será tachada, la crítica, de partidista. Esta estrategia de la "huelga política" es para inmunizarse contra las criticas de cualquier ciudadano crítico, o mínimamente avispado. Los neutrales aceptan esta lógica y caen en la red que no les permite criticar nada, que tiende hacia la esterilidad. Hasta tal punto que no desmotan el juego perverso que supone apelar a una "huelga política". La huelga no es política en absoluto. Lo que resulta extraordinariamente político es, precisamente, no hacer huelga. No hacer huelga es apoyar las medidas que recortan la calidad de la enseñanza. Los esquiroles no tienen argumentos para justificar el día de huelga que no han hecho. Bueno, tienen uno; además, legítimo, jurídica y moralmente. El argumento es simple: No hacen huelga por convicción partidista, política. A los esquiroles les parecen bien las medidas que se están tomando, piensan que mejoran, en último término,  la enseñanza. Podría pensarse que si piensan que se mejora la enseñanza, entonces argumentan con el conocimiento pedagógico, pero, no es así. En realidad, creen que los responsables anteriores en la gestión de lo público no fueron capaces de hacer política porque se dejaron dominar por una bonanza económica ficticia que ha sumido a toda una Comunidad Autónoma en la banca rota. Sin embargo, esta prédica no ha conducido a día de hoy a ninguna denuncia ante los juzgados de lo penal. Probablemente, no llegará nunca. En cualquier caso, la denuncia ante los medios de su información ha llegado a todos. Esto permite, rebajar por ejemplo en educación, como en sanidad, como en lo que les dé la gana. Todo está justificado. Y sin pruebas.  Nuestros esquiroles se tragan este sapo, y si no se lo tragan, entienden que, en todo caso, se hace política en una época de crisis. Si lo dicen los políticos será cierto. Ellos no necesitan mostrar pruebas, no son científicos, ni jueces. Basta con decirlo para que los ciudadanos juzguen solitos. Que una mentira con los altavoces adecuados puede ser vivida como una verdad en los corros de idiotas (en sentido griego del término), es algo que ya sabían y pusieron en práctica los hombres que siguieron al señor bajito y con bigote que gobernó no hace mucho en un país de Europa. Estos personajes puros, los idiotas, son capaces de amplificar el soniquete y decir que lo profesores huelguistas son unos irresponsables que van, como decía la vulgar condesa de Murillo, con el PSOE, con IU, el 15M o los de la ceja.



Basta ya. No hacemos huelga porque sean del PP. Hacemos huelga por el recorte salvaje que están llevando en lo público, en lo de todos. El PP (o el PSOE) pasan (aunque les gustaría quedarse siempre), la gente permanece. Y la gente necesita una educación de calidad. ¿Por qué no se atrevieron a ponerlo en su programa? Hay muchos profesores, y padres y madres - y también alumnos-, que votaron PP y no están dispuestos a consentir este ultraje, esta desfachatez que pretenden perpetrar. No somos del PSOE, ni del PP, ni de IU, o de cualquier otro partido político que legalmente esté constituido. Somos la gente común que sabe detectar con precisión (con conocimiento) cuando se les quiere robar lo que es de todos. Somos la gente común, cualquiera, que sabe apreciar el desprecio tan grande que  merecemos a ojos de los políticos cuando nos dicen que hacemos huelga política para intentar que tengamos la boca cerrada. No lo conseguirán. La educación tienen que permanecer intacta de recortes para mantener la llama de la crítica. La educación debe mantenerse como posibilidad de construir una sociedad más justa e igualitaria. ¿Es a esto último (justicia e igualdad social) a lo que van dirigidos los recortes? No, no y no. Los recortes producen una brecha en los más humildes. Y mañana será más grande. ¿Por qué no dicen lo que tienen preparado para la enseñanza pública en los años próximos? ¿Por los votos? Miserables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada